Movistar Inter se acabó llevando el gato al agua en una auténtica batalla ante el Barça Lassa. La calidad de Ricardinho y dos goles de Ortiz llevaron a los de Velasco a la final del domingo. Los de Andreu Plaza protestaron en varias ocasiones algunas acciones arbitrales, especialmente un posible penalti sobre Sergio Lozano. El partido fue en lineas generales digno de pasar a la historia del fútbol sala.

 

Empezó la semifinal española con un duelo muy igualado aunque ligeramente decantado para un Movistar Inter que por medio de Ricardinho y Daniel empezaba avisando con sendos disparos lejanos que repelía Sedano o salían por poco. Lo que si que fue definitivo es el gol de Carlos Ortiz, que mediado el minuto 4 de partido cazaba un saque de banda de Daniel justo delante de Sedano que poco pudo hacer ante el remate a bocajarro del capitán interista.

Los de Plaza vivían fundamentalmente de contras, vimos una de ellas en una subida vertiginosa por banda de Leo Santana  que cortó por lo sano Ortiz que vio la amarilla por la acción. La más clara para el Barça llegaría en el 9 de partido, con un Rivillos que con una jugada personal se plantaba solo ante Jesús Herrero que le sacaba el balón en el uno para uno. La llegada de ese ecuador de la primera parte parecía despertar al Barça Lassa, que buscaba con mayor intensidad la portería de Jesús Herrero, se empezaban a hacer habituales los disparos lejanos con potencia de Aicardo y Adolfo, que obligaban al portero torrejonero a emplearse a fondo, obligando incluso a Velasco a pedir el tiempo muerto.

Cuando se entraba en los últimos 5 minutos de la primera parte, el Barça Lassa desataba a la bestia. Ferrao hacía una jugada con la cintura ante Ortiz que veía como el de Chapecó estampaba el balón en el larguero tras el mano a mano con Jesús Herrero. Sin embargo no dio para mucho más esa primera parte, los de Andreu Plaza lo intentaban con ahínco pero Movistar Inter, muy serio durante estos 20 primeros minutos, aguantó bien las envestidas rivales.

La segunda parte empezó como terminó la primera, con un Barça volcado y un Inter más a la espera. Leo Santana estaba llevando durante todo el partido bastante peligro a la meta de Jesús Herrero, que en el 24 de partido encaraba al portero interista que aguantaba de manera fantástica en el uno para uno. Contestó a esa jugada inmediatamente Ricardinho, que por la banda izquierda se iba por velocidad de Aicardo y se quedaba ante Sedano, definiendo al palo derecho en el mano a mano, quedando todavía ese 1 – 0 momentáneo en el marcador.

El goteó incesante dio resultado en el ecuador de la segunda parte, un gran pase de Rivillos dejó solo a Esquerdinha ante Jesús Herrero, ante el que el internacional ruso definió de primeras el gol del empate a 1. 

Ricardinho se estaba creciendo desde hacía muchos minutos, y lo hizo efectivo cuando mediado el 32 de partido, hizo malabares ante Adolfo para luego ceder a Ortiz,que recibía solo ante la pasividad de la defensa que aún estaba pendiente del portugués, y la ponía en la escuadra de Sedano. Contestó el Barça Lassa con una jugada personal de Lozano que caía derribado por Ortiz dentro del área, los árbitros no señalaron nada en la que hubiera significado la segunda tarjeta del cierre interista. 

Lo intentó el Barça con el juego de 5, y a punto estaba de conseguir el empate cuando Dyego penetraba por el centro en el último minuto y soltaba un punterazo a la esquina de la portería de Jesús Herrero que el meta torrejonero sacaba con un pie milagroso. El resultado no se movió finalmente, y ese 2 – 1 final metía a los de Jesús Velasco en la final del próximo domingo.